¿Qué hacer un domingo aburrido?

Somos las únicas que nos fundimos los domingos viendo realitys de temática boderil? ¿Cuántos hay? Novias a dieta, El vestido de tu boda, Novias de Beverly Hills… tengo que reconocer que llevo más de tres horas tirada en el sofá con el pijama que ni tiempo a quitarme me ha dado (eso sí, muy cool, de unicornios y pequeponys que tengo un blog de moda oye) comiendo patatas fritas y con los ojos como dos canicas viendo Novias a dieta, y que no haya ganado ningún Oscar, estoy indignada.
Para los afortunados que no os hayáis topado nunca con este reality, del que deben haber grabado como ocho millones de episodios, os cuento de qué va, unas pobres incautas se van a comprar el vestido de novia y no se les ocurre otra cosa que decir ¡pues nada me lo compro unas 4 tallas más pequeño, que yo siempre he sido de adelgazar bajo presión! y se encuentran  a seis semanas de la boda y con más mollas que Kim Kardasian tras dar a luz, y aquí empieza lo divertido, aparece un peaso de entrenador personal Tommy Europe, más loco que Osmin, con pinta de haber sido criado en un balneario para marines, y una requetechupada nutricionista que torturan a la pobre novia, de gratis y ella encantada.
novias-a-dieta-tommy-europe

Se levantan con el alba, suben colinas, comen cosas que parecen echas de cartón, les prohíben beber alcohol en su despedida de soltera –con una novia patria les quería ver yo- le sacan los colores abriendo la nevera y sacando toooodo lo que se mete la extrañada de no adelgazar novia, hamburguesas, batidos, chocolate, pollo frito y rebozado… y una botella de coca cola light de dos litros, se entiende para cuidarse y eso.



Al final ohhhh sorpresa! La muchacha entra en el vestido y se la nota pensando en el banquete de bodas que será lo que más ilusión le va a hacer ese día, no sé a vosotras pero a mí este tipo de programas me da hambre.

Así que os pregunto 
¿cómo pasáis los domingos esos 
en los que nadie es capaz de despegarte del sofá?
pijama-ponys-primark
y este es mi look de hoy, que no se diga que no hablamos de moda